‘Devocionario queer’, de Carlos Valdivia

Por las páginas de esta obra desfilan las ilustraciones de treinta y tres personalidades del mundo LGTBI que conforman el santoral personal del autor.

«Los santos eran queer, y los queer, ahora, son santos». Valga esta frase, incluida en el prólogo de la obra, como una forma de introducir lo que representa —para él y para muchos de nosotros— el primer libro de Carlos Valdivia Biedma (Priego de Córdoba, 1993).

Devocionario queer’ (Egales, 2018) se estructura de una forma sencilla: por un lado, a página completa, la ilustración de estética pop del santo —también hay un par de devocionariomártires—. En la siguiente, una biografía en la que repasa brevemente su obra y milagros. Tras el texto, otra pequeña ilustración en forma de pictograma, representativo del personaje en cuestión.

El libro es un repaso a la historia del movimiento LGTBI a través de sus propios protagonistas: activistas, escritores, pintores, cantantes y un sinfín de personajes que han aportado, de una forma más o menos significativa, su granito de arena al colectivo. Tienen además algo en común: son pioneros, luchadores y únicos; cada uno de ellos abrió el camino en cualquiera de sus campos para ayudar a convertir este mundo en un lugar más inclusivo.

Por las páginas de este devocionario aparecen personajes que ya forman parte de nuestro imaginario social, tales como Tino Casal, Falete, Cristina La Veneno, Lorca, Pedro Zerolo o Miguel Bosé. Pero también incluye otros menos conocidos por el gran público, pero no por ello menos importantes: Edmond de Bries, Paco Vidarte, Fefa Vila Nuñez, las Carolinas o Empar Pineda.

Pero, por encima de todo, lo importante de ‘Devocionario queer’ es que su transcendencia reside en algo más allá que lo meramente estético o informativo. Supone un chute de Venenoenergía para todos aquellos que, de una forma u otra, creemos en el activismo más allá de la pancarta. En el activismo de actitud, si lo queremos llamar de alguna forma. Además, esta obra abre la puerta a que se puedan —y ojalá así ocurriera— crear devocionarios de cualquier otra temática. Por ejemplo, un devocionario feminista, uno travesti, uno trans, uno racial…

Quizá lo que más controversia puede crear es la elección de los santos que, como ya hemos dicho, es una elección personalísima. Yo echo de menos, por cuestiones puramente subjetivas, a alguno que otro. Por ejemplo, Valdivia dice que existe una especie de santísima trinidad folclórica formada por Falete, Miguel de Molina y El Titi. Yo, sin lugar a dudas, incluiría a Paco España dentro de este tándem —y como ángeles custodios a Carmen de Mairena y Antonio Amaya—.

Por otro lado, me hace enormemente feliz que haya incluido a Ocaña, artista por el que siento gran debilidad. Y agradezco aún más que haya plasmado una de las declaracionesOcaña más bonitas que ha hecho nunca: «¿Quiénes son ellos para juzgarme a mí? —dice Ocaña en una entrevista a Interviú— Son grises. Yo tengo la vida. Nos encerrarán, pero la mente, nene, estará libre siempre».

En definitiva, ‘Devocionario queer’ es una experiencia que deja un muy buen sabor de boca. Una vez terminado, el fervor por la identidad marica, esa que algunos se empeñan en decir que no existe, crece. Y te sientes agradecido a Valdivia por abrirnos las puertas de su imaginario personal. Porque lo bonito de todo esto es que, en cierta manera, leer este libro es leer también a su autor.

¿Te ha gustado lo que has leído? Puedes comprar ‘Devocionario queeraquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: